Publicidad dirigida. Why not?

La forma de llegar al consumidor está cambiando y tiene que cambiar mucho más, las empresas tienen que implementar formatos de publicidad dirigida que impacte justo a la persona apropiada y en el momento adecuado. Seguir utilizando  publicidad con un contenido generalista, dirigida a un consumidor con ya cierta madurez  y obviando el uso de la tecnología es una estrategia suicida.

La individualización del contenido de la oferta utilizando el canal apropiado, está empezando a tomar forma, desde el uso del mail para el envío de newsletters donde el contenido encaja perfectamente con las preferencias (producto,noticias, color, tallas, precio, descuento…) del receptor, al envío de mensajes por bluetooth o a carteles publicitarios que personalizan el contenido del mensaje dependiendo de quién entra en la tienda, hacen que escenas como la de la película Minority Report no queden tan lejanas.

Siempre tendremos detractores de esta publicidad dirigida, pero  hay algo que tenemos que tener claro, lo primero que necesitamos es tener el permiso de la persona. Sin ese permiso lo único que obtendremos, por muy bonita y sofisticada que sea nuestra comunicación, es el rechazo del receptor, justo lo contrario del objetivo.

Yo a todos esos detractores de la publicidad dirigida les diría, siempre y cuando tengamos el permiso del consumidor, que les parecería un mundo donde la oferta se adaptara a ti y no al revés, donde si estás viendo un partido de fútbol y llega la media parte, solo recibes publicidad de coches porque tienes que comprarte uno o si cuando llegas a un centro comercial recibes en el móvil una oferta de camisas de ZARA, porque tu le has dicho al Sr.INDITEX que estas interesado en ese tipo de ofertas.

Por otro lado imaginar a un vendedor que puede focalizarse sobre alguien que a priori está interesado en tu producto, incrementando el nivel de tiempo y atención dedicada a esa persona o comercios que agrupasen ofertas de diferentes productos y te las ofrecieran como un pack a un precio irresistible.

Al final se trata de conseguir escenarios win-win, en los cuales el consumidor no pierde su tiempo ni desvía su atención de lo que realmente le interesa y el vendedor se centra en conocer a su consumidor y darle lo que necesita en cada momento, atrayéndolos a su oferta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s